Bienvenidos a la página del PRATP

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación

Usted está aquí: Inicio / Historias de Éxito / Jorge Fuentes

Jorge Fuentes

Jorge es un hombre de 41 años con lesión al cordón espinal que controla su computadora mediante un sistema de rastreo de movimientos de la cabeza (head-tracking). Su impresionante manejo del equipo le permite estar todo el día en la computadora navegando en internet, comunicándose con sus amistades y controlando su ambiente mediante un sistema que envía señales infrarrojas desde la computadora para activar su televisor, cable TV, radio, luces, alarma, aire acondicionado y cortina. No obstante, debido a su cuadriplegia, una de sus dificultades principales era el no poder activar los botones del control de su cama automática. Para Jorge esto significaba la molestia de tener que activar su alarma y llamar a alguien cada vez que necesitaba cambiar de posición. Jorge había investigado las opciones de control disponibles en el mercado y encontró que había pocas alternativas, y que no eran funcionales para él. Esto debido a que o no eran compatibles con su modelo de cama automática, o sólo controlaban 4 de las 6 funciones de la cama o su costo era prohibitivo (alrededor de $1,300).

Jorge contactó al PRATP para solicitar la creación de un equipo de bajo costo a través de la iniciativa de Diseño y Desarrollo de Tecnología a Bajo Costo (LD3). Como parte del diseño, se analizó el circuito de control de la cama automática y el tipo de señales que se enviaba la computadora para activar los equipos. Se decidió que la mejor opción era crear un equipo que recibiera señales infrarrojas del sistema de control ambiental integrado a la computadora, que pudiera activar todas las 6 funciones de la cama sin alterar el diseño de la cama (para no anular su garantía) y que permitiera a su familia el seguir usando el control manual para mover la cama. 

Se creó un sistema que se enchufa en el lugar donde normalmente va conectado el control remoto de la cama. Este control remoto a su vez se enchufa en el equipo para que la familia lo pueda continuar usando en la forma usual. El equipo tiene un mini sensor infrarrojo que se colocó frente a la cama y que recibe las señales de la computadora. Estas señales activan las funciones de la cama para subir/bajar cabeza, subir/bajar pies y subir/bajar la cama completa. El costo total del equipo fue de aproximadamente $50 y su equivalente más cercano en el mercado tiene un costo de $1,630 (un ahorro de 97% para el consumidor). Con esta nueva herramienta de independencia, Jorge puede cambiar de posición en su cama tan frecuentemente como desee sin sentir que debe “aguantar más tiempo para no molestar tanto” a sus familiares. Algún tiempo después de la implementación final, Jorge nos comunicó que tanto él como sus familiares están muy contentos con este equipo que le ha ayudado a evitar el desarrollo de úlceras por presión y que ha aumentado por mucho su calidad de vida.

Acciones de Documento