Bienvenidos a la página del PRATP

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación

Usted está aquí: Inicio / Blog / Necesidades de Asistencia Tecnológica en la Comunidad Sorda

Necesidades de Asistencia Tecnológica en la Comunidad Sorda

por Elaine Kolodziej, AuD, CCC-A el día 17/12/2012 11:12 |
La AT debería recomendarse como alternativa de comunicación para los sordos, hacerse disponible de forma adecuada y ofrecerse libre de costo; además debe incluirse el adiestramiento para la utilización adecuada de la misma.

“Nuestro silencio no es el que agota los sentidos ya agotados; es un silencio inhumano que desune y nos aísla cruel y completamente. La audición es el sentido mas humanizante que el hombre posee…” Heller Keller, reconocida autora estadounidense, sorda y ciega desde los 19 meses de edad, explicaba que no era su ceguera la que le impedía relacionarse de forma funcional con el resto del mundo, sino su sordera. Los ciegos pueden hablar con los demás seres humanos y sentirse parte del mundo; mientras que los sordos no se pueden comunicar de manera eficaz, y es por eso que se aíslan. Representantes de la comunidad sorda de nuestra Isla, en un conversatorio llevado a cabo en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Aguadilla, expresaron que la sordera es un impedimento invisible que pasa desapercibido y no es motivo de preocupación para el mundo del oyente.

La comunidad sorda manifestó carecer de un manejo adecuado en términos de asistencia tecnológica (AT). La AT debería recomendarse como alternativa de comunicación para los sordos, hacerse disponible de forma adecuada y ofrecerse libre de costo; además debe incluirse el adiestramiento para la utilización adecuada de la misma. La comunidad sorda entiende que los equipos de AT son esenciales para su vida diaria y que el gobierno falla en no considerarla cuando atiende asuntos de las personas con impedimentos.

El término sordo se utiliza para distinguir a personas que tienen sordera total o profunda, que les impide utilizar su audición residual para comunicarse de forma oral, por lo que utilizan el lenguaje de señas como su lengua primaria, siendo el español su segundo idioma. Se debe diferenciar de la sordera parcial, la cual varía en severidad dependiendo de la condición. La audición residual se puede utilizar junto a un equipo que amplifique los sonidos para entender el habla, permitiendo que se utilice el español como lenguaje primario.

El conversatorio mencionado se llevó a cabo para explorar las necesidades de AT de los sordos en Puerto Rico. El término AT se define como cualquier servicio, equipo o producto adquirido comercialmente ya fabricado o construido y/o adaptado utilizado para aumentar, mantener u optimizar las destrezas de la persona con impedimento (Ley IDEA-2004). La Carta de Derechos de las Personas con Impedimentos (Ley Núm. 238 - 2004) declara como política pública “el garantizar a las personas con impedimentos la vigencia efectiva de los derechos consignados en la Carta de Derechos de la Constitución del ELA de PR” y “la coordinación de los recursos y servicios para atender las necesidades colectivas y particulares de las personas con impedimentos de acuerdo con su condición”; además garantiza la inclusión fundamentada en seis principios. El cuarto principio indica que “los impedimentos son una creación social, las personas no son impedidas, sino que los sistemas impiden a las personas”. Para lograr garantizar la AT a la población con impedimentos, se establece el “Assistive Technology Act” (2004) que apoya económicamente a los programas que ofrecen AT. En Puerto Rico, el PRATP se constituye bajo la Ley Núm. 264 (2000). Las leyes son claras en establecer que todas las personas con impedimento, sin excepción, tienen el derecho de ser consideradas para AT.

La AT para sordos se puede agrupar en tres categorías generales: tecnología para facilitar la audición, equipos de alerta y programas o aparatos para viabilizar la comunicación. Dentro de la tecnología para facilitar la audición, se encuentran: audífonos, sistemas FM, sistemas infrarrojos, sistema de lazo de inducción electromagnética y sistemas de amplificación cableados. Los equipos de alerta incluyen: alarma visual o vibro-táctil para teléfono y celular, puerta, monitor del bebé, despertador, detector de fuego y aviso de mal tiempo, entre otros. Los sistemas de apoyo para la comunicación se pueden clasificar en tres categorías: servicios de interacción de persona a persona, telecomunicaciones, y servicios de actividades en grupo. Como parte de estos sistemas que facilitan la comunicación están los celulares o beepers de texto, el teléfono de tele-tecla (TTY o TDD), el servicio de relevo de telecomunicación, el programa de tele-video para computadora o celular y subtítulos ocultos (closed caption).

Los representantes de la comunidad sorda expresaron que existen muchas deficiencias en el manejo de evaluación, recomendación y suministro de AT por parte de las agencias de gobierno pertinentes. Indicaron que falta un programa sistemático accesible, que el sordo pueda utilizar para atender las necesidades de AT. Se quejaron de que las agencias de gobierno como el Departamento de Salud, el Departamento de Educación (DE) y Rehabilitación Vocacional (RV) se tardan mucho en proveer la AT. Además, indicaron que si dejan de cualificar para los servicios de RV, no existe otra agencia que ofrezca AT para sordos adultos.

La comunidad sorda explicó que hay programas de computadora que los sordos pueden utilizar como facilitadores de comunicación que no suelen ser recomendados como AT. Reclamaron que la mayoría de las agencias, tanto públicas como privadas, no tienen servicios ni equipos de intérpretes de lenguaje de señas. Sobre este punto es importante recalcar que el español es un segundo idioma, por lo que la comunicación basada en el entendimiento del mismo se puede ver afectada. No todos los sordos son labio-lectores y además muchos utilizan señas caseras que limita aún más la comprensión. Por este factor, solicitan que se use un programa que combine el lenguaje de señas con los subtítulos ocultos, como parte de la utilización de AT en agencias de servicio. Requieren que dicho sistema combinado esté disponible en los directorios en las agencias y que se utilice también en la red de comunicaciones de dichas agencias por la WEB. Recalcaron que el sistema de subtítulos en español es deficiente y se debe mejorar, además de que la mayoría de estos se transmiten en inglés solamente. Hablaron de que el único sistema de tele-video que hay disponible lo proveen agencias privadas. Señalaron que otros sistemas de AT para sordos como los sistemas de alerta tampoco se trabajan como es debido; además, muchas veces no se incluyen como parte de las recomendaciones, lo cual requiere que el sordo los pague y pueden ser muy costosos. Argumentaron que, en ocasiones, tanto los equipos como los programas pueden ser complejos, por lo cual subrayaron que es necesario adiestrar a los sordos para poder utilizar los equipos de AT que hay disponible.

Los reclamos de la población sorda de Puerto Rico son varios y válidos. Es necesario comprender que todo ser humano tiene derecho a vivir y desarrollarse al máximo de sus capacidades, y que en nuestro país existen leyes que garantizan este derecho. Sin embargo, nuestro sistema carece de un instrumento eficaz que legisle el cumplimiento de este derecho y que efectivamente verifique la calidad de la ejecutoria del mismo.

Acciones de Documento