Bienvenidos a la página del PRATP

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación

Usted está aquí: Inicio / Blog / La implementación de la AT en el escenario escolar

La implementación de la AT en el escenario escolar

por mtorres el día 03/07/2015 14:20 |
La asistencia tecnológica ha comenzado a formar parte del proceso educativo de los niños y jóvenes con impedimento en nuestra Isla. Las leyes vigentes y los resultados del Caso Rosa Lydia Vélez han rendido frutos en el proceso de divulgar los derechos de nuestros estudiantes. Sin embargo, ¿qué ocurre una vez recibimos los equipos de AT? Esa es una gran interrogante para muchos.

En ocasiones los maestros y personal de apoyo no han sido adiestrados en el uso de los equipos de AT o  han sido adiestrados, pero desconocen cómo implementar los equipos de AT en el escenario escolar para el logro de los objetivos del Programa Educativo Individualizado (PEI). 

De acuerdo al Manual de Normas y Procedimientos de Educación Especial, el PEI es el documento que garantiza la provisión de los servicios de la Secretaría de Educación Especial a todo niño o joven elegible a los mismos.  Por lo tanto, es importante que se especifique en el PEI los equipos de asistencia tecnológica que utilizará el estudiante y las personas responsables de la implementación de los mismos. Es decir que si no está escrito, el responsable de cumplir con los acuerdos establecidos en el PEI no va a poder hacer bien su trabajo.  Esto es así tanto para el maestro de educación especial como el maestro regular.  A menos que el PEI indique lo contrario, los equipos de asistencia tecnológica deben ser implementados en todas las clases y por todos los maestros que trabajan con el estudiante. Es por esto que debemos estar atentos y asegurarnos que los objetivos del PEI contemplen la AT como medio para alcanzarlos.  Por ejemplo: Juan responderá a preguntas simples de un cuento utilizando su comunicador.  María leerá la novela Marianela utilizando un programa lector. 

Pero, si pensamos que hablamos sólo de alta tecnología, estamos muy equivocados. El proceso de implementación incluye la creación de materiales especialmente adaptados y diseñados para atender los objetivos y las metas de cada estudiante. 

Un proceso adecuado de implementación no debe limitarse a orientar, adiestrar, ensamblar o configurar equipos. El proceso de implementación requiere que el personal que trabaja con el estudiante mejor conocido como el COMPU desarrolle el Plan de Implementación y lo ponga en función.   Es necesario que se formulen preguntas claves para el establecimiento de ese plan, que contemple cada detalle y la respuesta a cada pregunta. 

  • ¿Cuál es la tarea?
  • ¿En qué situaciones las realizó?
  • ¿La AT de mi estudiante puede ayudar?
  • ¿Quién conserva los equipos?
  • ¿Quién será responsable del mantenimiento?
  • ¿El estudiante llevará el equipo a la casa?
  • ¿Requiere el maestro y personal de apoyo adiestramiento en el uso de los equipos?
  • ¿El maestro está dispuesto a integrar la tecnología en su salón de clases?
  • ¿Cómo se va medir el progreso?

 

Podrían surgir muchas preguntas más y es por eso que resulta  imprescindible que el Plan de Implementación esté claro y que sea revisado de forma periódica. Además, el personal de apoyo es fundamental para ofrecer la asesoría necesaria durante el proceso. 

Existen modelos educativos que consideran todos los aspectos.  Uno de los más reconocidos es el de la educadora Joy Zabala.  Su modelo SETT (S-student, E, environment, T-tasks, T-tools), resulta de gran utilidad.  Está dirigido a ayudar al equipo de profesionales a recoger y organizar información que puede ser utilizada para tomar decisiones colaborativas sobre los servicios de los estudiantes con impedimentos.  Siguiendo el modelo los profesionales pueden crear herramientas centradas en el estudiante, útiles en su medio ambiente y enfocadas en tareas específicas. 

Nos movemos a una nueva etapa en la prestación de servicios de AT.  Esto no significa que el proceso de evaluación no sea importante.  Significa que el proceso de evaluación es solo el comienzo.

Referencias:

  • Guía para la Provisión de Servicios de Asistencia Tecnológica en la Sala de Clases, Secretaria Asociada de Educación Especial, Departamento de Puerto Rico, 2008.

Acciones de Documento