Bienvenidos a la página del PRATP

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación

Usted está aquí: Inicio / Blog / La asistencia tecnológica en el escenario universitario

La asistencia tecnológica en el escenario universitario

por Bárbara González Hilario, PhD el día 26/09/2012 11:45 |
NOTA: El material para realizar este artículo investigativo fue recopilado a través de conversatorios con estudiantes universitarios del área metropolitana. Por motivos de confidencialidad, nos reservamos nombres de estudiantes y universidades.
Voces:
“Se me hizo una prueba para usar un programa de reconocimiento de voz, luego me asignaron una computadora y el programa Dragon…  Hace cuatro años los estoy esperando y ya pronto me voy a graduar…”
“Lo único que nos dejan usar en el salón de clases son las grabadoras y también usamos a los asistentes que anotan …. “

La asistencia tecnológica (AT) es todo aquel servicio o equipo que ayude a las personas con impedimentos a aumentar, mantener o mejorar sus habilidades o capacidades funcionales. Es un instrumento primordial, en el acomodo razonable que se ofrece a los estudiantes con impedimentos. Los servicios de evaluación y los equipos tecnológicos ayudan a los estudiantes a lograr niveles aceptables de ejecución en el salón de clases. Por ejemplo, estudiantes con problemas comunicológicos pueden usar la AT para comunicarse de forma efectiva, lograr sus metas y ser más independientes. Parece ser así de sencillo, y realmente lo es, pero la escena es otra.

La mayoría de los estudiantes con impedimentos pasan muchas dificultades durante su vida universitaria debido a factores como: la falta de conocimiento sobre el alcance de la AT, la burocracia de las agencias encargadas de ofrecer servicios y equipos de AT, y la falta de sensibilidad y comprensión de los profesores y demás comunidad universitaria para lograr la inclusión de las personas con impedimentos que es estipulada por Ley.

Para conocer cuáles son los retos en la adquisición, disponibilidad y accesibilidad de la AT en las Universidades, se llevó a cabo un conversatorio con estudiantes universitarios. Entre los retos que estos mencionan, se encuentra la necesidad de que exista una persona encargada de acomodo razonable que tenga una certificación en AT, en cada universidad, y se mantenga al día con la información pertinente de equipos y programas dirigidos a mejorar las capacidades funcionales de los estudiantes. También, debe existir un presupuesto en la Universidad dirigido a comprar equipos y programas de AT.

Las universidades deberían ser evaluadas en AT y acomodo razonable; ya que, muchas de ellas no tienen baños o tienen puertas de los salones, que no son realmente accesibles. Se mencionó también la falta de conocimiento sobre AT de parte de la comunidad universitaria. Existe la necesidad de adiestrar de forma continua a los profesores y a los consejeros. Para esto, algunos estudiantes sugieren un curso compulsorio sobre acomodo razonable que se enfoque en AT. También, debe haber cursos para que los estudiantes comprendan el alcance de la AT y cómo esta les puede ayudar a mejorar su desempeño en la Universidad. Existe además desconocimiento de cómo y dónde buscar información sobre los diversos servicios que incluyen AT.

Se debería divulgar información sobre AT a través de un opúsculo u hojas sueltas; además de tenerlo disponible en las bibliotecas, salas de cómputos, y las oficinas de los consejeros y los orientadores, entre otros.  Dicho opúsculo debe proveer información sobre las diversas agencias, programas y centros que ofrecen servicios de AT a estudiantes con impedimentos y cómo solicitarlos. También, podría trabajarse una guía de acomodo razonable, que esté disponible a la población universitaria y que incluya alternativas de AT.

Voces:
“Tengo desconocimiento total de todo lo que es la AT y cómo puede ayudar, la gente debería conocer…”
“Somos estudiantes y no tenemos los recursos para comprar los equipos y programas.”
“En la biblioteca, hay unas computadoras separadas para los estudiantes con impedimentos, pero nadie las sabe usar. ”

Otro problema a destacar fue la transportación y la necesidad de que los choferes, que brindan servicios de transportación pública o privada, conozcan los equipos de AT en el área de movilidad. Y orientarlos para que sean más sensibles a la población con impedimentos y brinden la ayuda necesaria. Para ello, los choferes deberían tomar un curso sobre AT y movilidad, como criterio de empleo, y se les debería hacer pasar por la experiencia de ser quienes necesiten y busquen el servicio; de modo que experimenten en carne propia y conozcan más de cerca lo que los estudiantes con impedimentos viven día a día en dicho escenario.

Se mencionó además la tardanza en que el Programa de Rehabilitación Vocacional al entregar los equipos. Los estudiantes han realizado gestiones para influir en mejoras al respecto, pero no ha pasado nada. Otro de los reclamos es la falta de acceso a OPPI, la oficina que debe encargarse de velar por los derechos de las personas con impedimentos. Se mencionó que existe demasiada burocracia en dicha oficina, la cual impide que se atienda adecuadamente las peticiones de los estudiantes.

Otro aspecto importante fue la necesidad de que las Universidades y las agencias del gobierno hablen un lenguaje común, y colaboren para el beneficio de los estudiantes con impedimentos y sus necesidades de acomodo razonable. Por último, y no menos importante, se mencionó la necesidad de que los empleadores sean más sensibles a las personas con impedimentos y conozcan sobre el alcance de la AT. Muchos estudiantes al graduarse no encuentran dónde emplearse, sienten que los empleadores les cierran las puertas y les ven más como una carga que como un prospecto que aportará con sus conocimientos y habilidades a la empresa.

Acciones de Documento