Bienvenidos a la página del PRATP

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación

Usted está aquí: Inicio / Blog / El proceso de aceptación del uso de la Asistencia Tecnológica (AT) en los adultos mayores

El proceso de aceptación del uso de la Asistencia Tecnológica (AT) en los adultos mayores

por Linette Santiago Arroyo y Elsa Orellano Colón el día 15/12/2015 15:15 |
El uso de la AT para los adultos mayores trae consigo oportunidades de aumentar su independencia en la realización de actividades del diario vivir y aumenta significativamente su seguridad en el hogar. Además, se ha identificado como un complemento y apoyo para el cuidador de la persona de edad avanzada o persona con impedimentos.

 

A medida que el ser humano envejece y va disminuyendo su capacidad para realizar tareas por sí mismo, la AT ejerce un rol protagónico. Sin embargo, es importante que el proceso de considerar, recomendar o implementar el uso de los equipos de AT, se dé de una manera integrada e informada para el potencial consumidor, su familia o cuidador. Estos elementos garantizarán un mayor entendimiento de la AT, mayor receptividad y aceptación del uso de la AT dentro de los contextos naturales de los usuarios.

Según la literatura y algunos estudios realizados en Estados Unidos establecen las siguientes razones para utilizar o abandonar el uso de la AT y descritas a continuación:

Razones para el Uso de la AT

  • Facilita la realización de tareas
  • Aumenta la seguridad emocional y física
  • Mejora la funcionalidad
  • Facilita la independencia

 

Otras razones para usar la AT incluyen el "amortiguar" los efectos de un entorno físico que impone barreras para las personas con limitaciones funcionales, luego de adquirir un impedimento (Verbrugge y Jette, 1994). Es decir, una persona que como consecuencia de un diagnóstico de diabetes va perdiendo la visión, puede integrar el uso de equipos de AT para mantener su capacidad de usar la computadora en su área de trabajo.

Además de estos beneficios, en un estudio realizado en el 2014 por el PRATP en Puerto Rico se encontró que el uso de la AT aumenta la participación, la auto-eficacia, las oportunidades de conservar la energía,  la salud física, y la justicia social de los adultos mayores. Estas razones manifiestan los beneficios del uso de la AT, ya que permite a los adultos mayores  participar en las actividades que se identifican como significativas y satisfactorias. Cuando las personas participan en actividades significativas, tales como comunicarse, vestirse de forma independiente, bañarse de manera segura,  preparar alimentos, alimentarse, o caminar, se logra una mejor salud y bienestar.

Razones para abandonar o rechazar el uso de la AT

  • La capacidad funcional del consumidor mejora
  • Falta de conocimiento de cómo utilizar el equipo
  • No se pareó adecuadamente el equipo con el medio ambiente o la necesidad de la persona
  • Fallo del equipo
  • Preferencia por la asistencia personal
  • Sentimientos de vergüenza
  • Negación de la necesidad

 

Otra de las razones para el abandono de un equipo de AT se asocia con juicios sociales negativos y visiones reduccionistas con relación a las personas con impedimentos. Por ejemplo, en el estudio llevado a cabo por el PRATP en el 2014, el estigma social relacionado al uso de la AT estaba asociado a la imagen que proyecta de vejez e incapacidad. Uno de los participantes indicó que los adultos mayores no usan los bastones y andadores porque “eso es para viejos.”  Estos factores reflejan la imagen social negativa atribuido al uso de los equipos de AT y asociados a vejez e incapacidad. Esto puede ser un elemento determinante para la aceptación, el uso continuo, o el abandono de la AT por las personas mayores, sobre todo para aquellos que experimentan por primera vez un impedimento.

Otras barreras para el uso de la AT encontradas en Puerto Rico fueron la falta de destreza en el uso de los equipos de AT que ya tienen los adultos mayores, la falta de aceptación de las discapacidades en la vejez, el miedo al uso de los equipos de AT, el diseño poco atractivo de los equipos de AT, la falta de seguimiento en el uso de los equipos pro los profesionales que prescribieron los mismos, la falta de acceso del ambiente físico para el uso de los equipos, la falta de cubierta de los equipos por los planes médicos y el pobre apoyo familiar para el uso de los equipos. 

Dado el potencial de la AT de aumentar la independencia y participación de los adultos mayores, es importante desarrollar estrategias para eliminar estas barreras. Se debe desarrollar programas educativos que destaquen la importancia de cómo la AT aumenta la funcionalidad y oportunidades de integrarse en actividades educativas, sociales, vocacionales y laborales del adulto mayor con limitaciones funcionales. Es esencial que estos programas también desarrollen destrezas en el adulto mayor y sus familiares para el uso de la AT. De esta manera, la AT puede ser vista como una herramienta que le permite aumentar y mantener su independencia y participación plena en el hogar y la comunidad.

Según Gitlin (1995), en una extensa revisión de la literatura sobre la AT y las personas de edad avanzada, sólo se identificaron once estudios regionales descriptivos realizados en los Estados Unidos, que incluyeron una muestra de individuos que tenían 55 años de edad o más y utilizaban AT. Estos estudios, informaron una amplia variación en las tasas de uso de los equipos. La frecuencia de uso varió en los estudios entre un 35% a 82%. La variación estaba influenciada por el tipo de equipo considerado, la limitación funcional específica (impedimento), y el tiempo del impedimento. Por ejemplo, las personas con impedimentos visuales tendían a reportar altos índices de uso, mientras que aquellos con problemas cognitivos reportaron el menor número de equipos en uso (Mann, Hurren, y Tomita, 1993). También, aquellos con un impedimento adquirido recientemente, utilizan menos AT que aquellos que habían tenido un deterioro por un período más largo de tiempo con relación a su impedimento (Van Der Heide et al., 1993).

La población de personas de edad avanzada a nivel nacional y mundial sigue aumentando. Es por esto que es importante integrar perspectivas más informadas sobre lo que es el uso de la AT y sus beneficios para esta población. De esta forma, tendremos una población ávida de mantener su funcionalidad e independencia con mayor nivel de receptividad con relación al uso de la AT. Estos cambios de sistemas tan necesarios para esta población que va en crecimiento requieren que las agencias públicas y privadas que les ofrecen servicios se involucren en el apoderamiento de estos adultos, para así lograr efectivamente la inclusión de la AT en sus vidas Creamos en la AT, integremos la AT. 

Bibliografía

  1. Gitlin, L. (1995).  Why older people accept or reject Assistive Technology. Journal of the American Society on Aging, Vol. XIX, No. 1, Spring 1995
  2. Mann, J., Hurren, M.D., & Tomita, M. (1993). Needs  of home-based older persons for assistive devices. Technology and disability, 2 1-11. 
  3. Rogers W. & Mynalt, E. (2003). How can technology contribute to quality of life of older adults?. The technology of humanity (p.22-30). Chicago, Il; Illionois Institute of Technology. 
  4. Van Der Heide, A., et al. 1993. "Self Report Functional Disability Scores and the Use of Devices: Two Distinct Aspects of Physical Function in Rheumatoid Arthritis." Annals of the Rheumatic Diseases 52: 497-502.
  5. Verbrugge, L., and Jerre, A. I994. "The Disablement Process." Social Science and Medicine 38(1): 1-14

Acciones de Documento