Bienvenidos a la página del PRATP

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación

Usted está aquí: Inicio / Blog / ¿Cómo solicito mi acomodo razonable en la Universidad?

¿Cómo solicito mi acomodo razonable en la Universidad?

por Elsa Orellano el día 17/08/2010 09:45 |
Hoy en día, un número mayor de estudiantes con impedimentos planifican continuar su educación en instituciones universitarias, incluyendo colegios vocacionales y técnicos. A pesar de esto, para algunos estudiantes las nuevas demandas académicas podrían representar un reto para culminar con éxito una carrera universitaria.

Hoy en día, un número mayor de estudiantes con impedimentos planifican continuar su educación en instituciones universitarias, incluyendo colegios vocacionales y técnicos. A pesar de esto, para algunos estudiantes las nuevas demandas académicas podrían representar un reto para culminar con éxito una carrera universitaria. En la universidad, el estudiante tendrá que escribir y leer más de lo que hacía en la escuela superior; además, tendrá un número mayor de profesores y las clases estarán en edificios dispersos alrededor del campus universitario. El estudiante también tendrá que encontrar lugares accesibles para estudiar y deberá familiarizarse con los servicios de la biblioteca y los laboratorios de computadora.

Por lo tanto, los estudiantes con impedimentos necesitarán estar bien informados sobre los tipos de servicios que podrían necesitar en la universidad. Deberán entender que al entrar a una universidad van a adquirir mayor responsabilidad sobre ellos mismos que cuando estudiaban en la escuela superior. Estas responsabilidades incluirán el abogar por acomodos razonables y los servicios necesarios, como también conocer las responsabilidades que las universidades tienen con ellos.

En las instituciones universitarias, el estudiante con impedimento tiene el derecho de recibir igualdad de oportunidades en el acceso a todos los programas, servicios y facilidades de la institución universitaria. De igual forma, estos estudiantes tienen el derecho de recibir acomodos razonables garantizados por la sección 504 del Acta de Rehabilitación, el Acta de los Americanos con Impedimentos y la Carta de Derechos de las Personas con Impedimentos de Puerto Rico, que eliminan la inequidad en el acceso a la educación.

Los acomodos razonables se realizan para permitir al estudiante con impedimento una participación efectiva en la educación universitaria, eliminando el discrimen basado en los impedimentos. Un acomodo razonable puede incluir un cambio en el programa, mientras no altere la naturaleza fundamental del programa. Un ejemplo de esto es cuando se permite que un estudiante con impedimento auditivo sustituya un curso de música por otro curso, a pesar de que música sea un requisito de graduación. Otro tipo de acomodo consiste en proveer modificaciones estructurales, como rampas, espacios de entradas ampliados o baños accesibles. De igual forma, la provisión de anotadores, intérpretes de lenguaje de señas y tiempo extendido para completar exámenes constituyen acomodos académicos necesarios para estudiantes con una diversidad de impedimentos.

Una de las herramientas de acomodo razonable que en la actualidad está mostrando evidencia de ser efectiva para apoyar el éxito académico de los estudiantes con impedimentos, es la asistencia tecnológica (AT). La AT consiste de equipos y servicios que asisten a las personas con impedimentos a aumentar, mantener o mejorar sus capacidades funcionales. Por ejemplo, el proveer computadoras con programas lectores de pantalla, ampliación del texto y escáner en la biblioteca y en los laboratorios de computadoras permite que personas ciegas y con problemas severos en la lectura tengan acceso a la tecnología de la información. De igual forma, los programas de reconocimiento de voz y el uso de un trackball permite que estudiantes con limitaciones en la movilidad puedan acceder las computadoras de estos laboratorios.

Estos acomodos se determinan según el impedimento del estudiante y los retos impuestos por el contexto académico. Por lo tanto, los acomodos académicos son individualizados. Esto es, dos estudiantes con un mismo impedimento podrían necesitar distintos tipos de acomodos académicos. Otro escenario podría consistir en que un estudiante necesite acomodo razonable y otro estudiante no lo necesite, a pesar de tener el mismo tipo de impedimento. Por lo tanto, es importante que se evalúe las necesidades de acomodo razonable de forma individual.

Si el estudiante con impedimento quiere solicitar un acomodo razonable en su institución universitaria, el estudiante será responsable de informar a su institución que tiene un impedimento y que necesita acomodos académicos. A diferencia del Departamento de Educación, a las instituciones universitarias no se les requiere que identifiquen a los estudiantes con impedimentos para evaluar sus necesidades. Cada universidad establece un proceso específico para que los estudiantes soliciten acomodos razonables. Por ejemplo, en algunas instituciones los acomodos razonables podrían ser solicitados directamente a los profesores y en otras se les requerirá que los soliciten a través de las oficinas de asuntos estudiantiles o las oficinas dedicadas a servicios para estudiantes con impedimentos. El estudiante será responsable de conocer y seguir los procedimientos establecidos por su universidad. Estos procedimientos suelen estar incluidos en sus publicaciones y catálogos de información general y en los manuales de estudiantes. Muchas universidades proveen acceso a estos catálogos a través de medios electrónicos. Si el estudiante no logra localizar estos procedimientos, deberá preguntar por los mismos en las oficinas de admisión o en las oficinas donde trabajan los consejeros estudiantiles.

A pesar de que los acomodos razonables se pueden solicitar en cualquier momento, los mismos deberán solicitarse lo antes posible. Una práctica común consiste en solicitar los acomodos luego de que el estudiante ha experimentado fracasos académicos. Estos fracasos, junto con la frustración que les acompaña, se podrían evitar si antes del comienzo de los cursos el estudiante solicitara los acomodos necesarios. De esta forma, el estudiante proporcionaría a la universidad el tiempo suficiente para revisar la solicitud y realizar los trámites para proveer los acomodos necesarios.

Las instituciones universitarias requieren que los estudiantes entreguen cierta documentación como requisito para otorgar los acomodos necesarios. Unas universidades requieren más documentos que otras. Por lo general, requieren que los documentos provengan de profesionales apropiados como doctores, psicólogos u otro profesional cualificado. Estos documentos pueden incluir uno a más de los siguientes requisitos: evidencia del diagnóstico del impedimento, las credenciales del profesional, cómo el impedimento afecta una de las actividades mayores de la vida diaria y cómo el impedimento afecta el desempeño académico. La documentación deberá proveer la información necesaria para que tanto el estudiante como la universidad decidan cuáles son los acomodos apropiados.

Las universidades no están obligadas a llevar a cabo o pagar por una evaluación dirigida a documentar el impedimento o la necesidad de acomodos académicos. Por lo tanto, el estudiante deberá pagar o buscar el financiamiento necesario para pagar por esta evaluación. La evaluación puede ser costeada por la Administración de Rehabilitación Vocacional, si el estudiante es elegible para recibir los servicios de esa agencia. El estudiante puede localizar su agencia de rehabilitación vocacional a través de la siguiente página electrónica: http://www.arv.gobierno.pr/

Una vez la universidad reciba la documentación necesaria, procede a revisar la solicitud a la luz de los requisitos esenciales al programa de interés para determinar los acomodos razonables adecuados. Es importante resaltar que la universidad no está obligada a disminuir o eliminar requisitos esenciales del programa. Si el estudiante solicitó un acomodo razonable especifico, la universidad podría proveerle al estudiante este acomodo u otra alternativa, si la misma también demuestra ser efectiva. El estudiante debe esperar que la universidad colabore con él o ella en un proceso interactivo para identificar los acomodos académicos adecuados. La universidad no cobrará a los estudiantes por ofrecer los acomodos académicos.

En resumen, los estudiantes con impedimentos que conocen sus derechos y responsabilidades están mejor equipados para alcanzar el éxito universitario. Los exhortamos a trabajar con los oficiales de servicios a estudiantes de la universidad, ya que su objetivo es facilitar el éxito de todos los estudiantes. Exhortamos también a los estudiantes con impedimentos a buscar apoyo de sus familiares y amigos, maximizar sus fortalezas y creer en sus capacidades al encontrar los nuevos retos que les ofrece la educación universitaria.

Si desea obtener mayor información sobre los derechos y alternativas de acomodos razonables, puede acceder a las siguientes direcciones electrónicas:

 

Programa de Asistencia Tecnológica de Puerto Rico

Página electrónica: http://www.pratp.upr.edu/

Oficina del Procurador de las Personas con Impedimentos

Página electrónica: http://www.oppi.gobierno.pr/

DO-IT: Disabilities, Opportunities, Internetworking, and Technology

Página electrónica: http://www.washington.edu/doit/

Acciones de Documento